La era industrial ya queda lejos. Hoy en día volvemos a lo esencial. Nos escuchamos más y exigimos lo mejor para nuestro organismo. Debemos alimentar bien a nuestro segundo cerebro: el aparato digestivo.

El cuerpo humano ya no es un misterio, Internet y otros libros sobre nuestro bienestar nos ayudan a comprender mejor nuestras necesidades. Podemos encontrar información por todas partes.  El mensaje unidireccional de «marca hacia consumidor» ya no es válido. Los consumidores son cada vez más responsables y se toman su tiempo para informarse antes de comprar. Ahora pensamos en prevenir y eso se ve reflejado en nuestro plato. Por lo tanto, nos preocupamos por comer bien, es una manera de automedicarnos.

Pasar de «menos» a «más»

El mundo de la industria agro-alimentaria sigue hacia delante y algunas marcas se pasean por el terreno healthy con simplicidad y frescor, dando la espalda a los estereotipos conocidos. Hoy en día, la comida saludable es rica, natural y se desvincula de lo superfluo alejándose de los códigos obsoletos del «preparado científicamente para salvarnos». Y esto llega a todo el mundo, la segmentación entre hombres y mujeres deja sitio a un discurso orientado hacia el bienestar y centrado en nuestro cuerpo.

 

Los grandes grupos también participan. Kellog’s cambia su mensaje de «delgadez» a «nourish». ¡Se acabó la época del skinny y de la operación bikini! Pasamos de la presión al beneficio. La marca Bjorg trabaja la naturalidad y la gula

SEGUIR LEYENDO EN AEBRAND
Volver a los artículos