Hay muchos clichés sobre Francia que perduran fuera de sus fronteras… Aunque el vino, los perfumes, el queso y el pan siguen siendo los valores seguros del savoir-faire francés, el perímetro se amplía. «Made in France» o «à la Française», el mundo redobla su imaginación para expresar la experiencia francesa. Los diseñadores utilizan, con gran libertad, la cultura francesa para crear un imaginario de marca, nombrar productos o una manera de hacer las cosas. El idioma francés inspira, usándolo casi siempre en forma poética, literaria, teñida de ligereza y humor.

Top 5 de las tendencias en diseño packaging!

1/ Producto de Francia 

Importar un diseño de otro país es siempre un ejercicio delicado. Los códigos, en términos de colores, tendencias gráficas e incluso de comprensión del producto, nunca son los mismos. La intervención del diseñador es un trabajo de equilibrista, ya que debe integrar el imaginario que el público espera de un producto de origen francés. Encontrar la dosis correcta, expresar el posicionamiento que rara vez ocupa el mismo lugar en el mercado francés y en el resto de paises.

2/ El saber hacer francés

En todos los rincones del mundo, elaborar un producto o una receta a la francesa es sinónimo de calidad y de un cierto estilo de vida. No hay nada mejor que usar la lengua de Molière con una gran libertad de tono y una sencillez de lenguaje.

Los diseñadores interpretan los códigos tradicionales franceses con mucha frescura y modernidad.

3/ Lo chic es chic!

Los franceses son considerados sofisticados. Los diseñadores de otros países son muy sensibles a la tradición literaria y artística francesa, en la que encuentran muchas fuentes de inspiración. Un uso muy sutil de la lengua contribuye al carácter refinado y elegante del diseño packaging.

4/ Paris mon amour 

París: la dulzura de vivir, el amor, la poesía, la belleza de la ciudad. Ciudad del mundo, París desarrolla su propio imaginario entre el resto del planeta. Los códigos gráficos, tanto tradicionales como decididamente modernos, expresan todas las fantasías inspiradas en la ciudad de la luz.

5/ Le Oh!LaLa !

La expresión de un espíritu transgresor y una gran libertad de expresión. Usada por una lengua sutil y sofisticada con una buena dosis de impertinencia, ligereza y un toque de burlesque.